sábado, 27 de septiembre de 2014

La música, esa gran musa




Hace poco vi la película Begin Again. ¿Qué puedo decir de ella?Magistral. Si os apasiona la música, os hará vibrar. Tendréis que aferraros con todas vuestras fuerzas a la butaca para no comenzar a bailar en medio del cine al ritmo de una banda sonora brillante. Tanta pasión me recordó lo importante que es para mí la música a la hora de escribir. Y es que, como dijeron en la película (no recuerdo la frase exacta, pero era algo así), "la música hace importantes los momentos banales"

De manera que estás escribiendo una escena. Una gran escena.  Ella sola,  por sí misma, ya te ha procurado la desconexión total del mundo que te rodea, ya ha conseguido que tus constantes vitales se aceleren. 
Ahora ponle banda sonora. Y es entonces cuando, para mí, se produce la magia. El teclado se funde con tus dedos, y más que escribir sientes como si estuvieras tocando una hermosa melodía. Y vives cada instante de esa escena, como espectador o desde los ojos del protagonista. Pero estás ahí. Estás sintiendo como la lluvia cae sobre ti empapando tus cabellos, o como tus pies se deslizan en la arena de la playa, o como tus cabellos juegan con el viento en un atardecer al aire libre. Y es una sensación tan grande, tan épica. Pura magia. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario