sábado, 21 de mayo de 2011

El amor en la literatura juvenil

Coincidió esta semana que leí varias reseñas de libros de literatura juvenil y todas comentaban algo que me llamó mucho la atención; criticaban los libros en los que los protagonistas se ven y ¡zas! Se enamoran. Esto es algo que muy frecuentemente sucede en la literatura juvenil, y que tiene sus seguidores y sus desertores. Pasemos, para entenderlo, a esa literatura que tanto nos gusta, no sólo a adolescentes sino a jóvenes adultos. Ya lo he dicho alguna vez; ojalá, cuando yo tenía quince, hubiera existido este movimiento de literatura juvenil que existe hoy día. Yo tuve que saltar directamente a la literatura para adultos, a las historias de amor para adultos de Barbara Wood o V.C Andrews. Para mí, en aquel momento, historias de amor muy lejanas de las que a mí, con esa edad, me tocaba vivir.



No sé como recordaréis el amor a los 16 las que ya no los tenéis, o como los vivís las que que los tenéis. Trabajo con chic@s de estas edades, y creo que la cosa no ha cambiado mucho. Hagamos un viaje en el tiempo y situémonos en esa edad.

Es verano, tiempo de playa, vacaciones y ganas de pasarlo bien. Ves a un chico. Te parece guapísimo. Él te mira, tú le miras. Te sonríe, le sonríes. Y ¡zas! Te pasas embobada el resto del verano. Y si finalmente consigues tener un idilio con él, te pasarás el resto del invierno suspirando por el que, sin duda, era “el amor de tu vida”. ¿Esto es amor? Lo dudo mucho. Pero las emociones, los sentimientos, se viven con tal intensidad cuando eres adolescente, que sí, tú crees que es amor, y lo vives como tal. Así que yo sí creo en esas historias de cruce de miradas y ¡zas! El amor. En lo que no creo, lo que me parece menos real, es como sigue la historia; al final, Crepúsculo y Disney nos venden lo mismo; casamientos y niños, con ése que se tendría que haberse quedado en un amor de verano que recordarás el resto de tu vida. Esa parte de la historia es la que sí se me atraganta un poco. Dicen que el primer amor nunca se olvida, así que si sois capaces de creer en vampiros, hadas y ángeles, creed un poquito en la magia del amor adolescente. Y no me digáis que con 16, una mirada no basta para creer en el amor.



Y si queréis historias de amor realistas, de esas con protagonistas tirando a feillos pero simpáticos pero que acaban enamorando a la prota, leed a Marian Keyes. También me encanta.  

11 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo.
    Me ha gustado mucho tu reflexión. Yo tengo 17 años, y tampoco veo tan exagerado que las protagonistas vean a un chico y les llame la atención... eso ya de los finales a lo Walt Disney de los que hablas... también son otra cosa. Demasiado idealizados xD
    ¿Eres profesora? :O Qué interesante!!! Me encantaría saber tu experiencia y si puede ser, que me dieses algún consejo, porque a principios del curso que viene, tengo que dar unas cuantas "clases" voluntarias a gente de mi colegio que se apunte porque quiere de la ESO, y me da un poco de vergüenza (son sobre literatura juvenil, si quieres te lo explico mejor por un correo). Te lo dejo aquí, por si te interesa: atalayaliteraria@gmail.com

    Si no puedes no pasa nada, no te sientas presionada para nada. Es que cuando he leído tu entrada me he acordado :P

    Un besazo guapa!!!!


    E.

    ResponderEliminar
  2. !Hola Estela!Claro que te ayudo, te mando un email ok?

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo, aunque todo depende de la historia, hay unas que lo exageran todo mucho más que otras. Es cierto que los finales, con los matrimonios y los hijos, también son demasiado muchas veces.

    Un besazo guapa^^

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con lo que dices. ¿Quién no ha sentido nada cuando el chico guapo de la pandilla se fijaba en una? Que todos hemos tenido esos añitos y yo creo que a casi todos nos ha pasado eso o algo parecido. Lo que pasa que se ha quedado en eso. En unos meses en los que se ha pasado muy bien y luego se acaba. Hay veces que no se acaba pero son las menos. Que Crepúsculo y High School Musical son pelis y ya está. Todo parecido con la realidad es pura coincidencia. Pero queda bonito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, me ha encantado la entrada ^^

    Un besito =P

    ResponderEliminar
  6. Hola querida, eres genial, esta es una entrada muy fresca y que toca un tema bastante actual, a mi los libros que tocan el amor como ese flechazo a veces me desencantan, pero no puedo negar que también me gusta dejarme llevar por ese momento de alucine.

    Lo confieso, nunca lo he experimentado en la realidad, a veces lo creo improbable, pero no lo descarto, pues para mí, el amor se construye de la convivencia con el otro y de que aceptes tantos sus virtudes como sus defectos, por lo que creo que ese "flechazo amoroso" también es parte de la fantasía, de esa inquietud, de ese pensamiento colectivo, de que cuando encuentres al "amor de tu vida" sabrás que es esa persona, tan sólo con verla.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena entrada, actual, divertida y un tema al que todos nos gusta tocar jaja o no???Espero que sigas blogueando desde la playa en verano, besos

    ResponderEliminar
  8. Felicidades por esta entrada, es muy buena a la par que también polemica. Verás yo si creo que el amor a primera vista existe (me sucedio y despues de 8 años aún continuo con esa persona), por lo que no me parece subrrealista ese tipo de escenas. Te digo más, muchos de los que critican la novela rosa, son los primeros en leerla. La estadisticas no engañan y resulta que es el género que más vende. Y en cuanto a los tipicos finales de perdices..., bueno yo creo que toda meta de una pareja es envejezer juntos (otra cosa es conseguirlo xd) y lo de tener hijos es sencillamente ley de vida jeje. Un besoteee!!!

    ResponderEliminar
  9. gracias chic@s por pasaros y comentar!me ha encantado leer vuestras diversas opiniones sobre el tema. Sin duda, un tema que jamás quedará zanjado ^_~

    ResponderEliminar
  10. ¡Oh el amor adolescente en literatura! Creo que yo lo descubrí en “No Pidas Sardina Fuera de Temporada” del maestro Jordi Serra y Fabra. Lo malo de leer a autoras made in USA es que su mojigatería cultural no les deja llegar más allá de miraditas y platonismo. Deberían aprender de la señorita Gallego en sus “Memorias de Idium” como consumar con buen gusto y dentro de contexto. Últimamente me estoy convirtiendo en un experto en literatura romántica y os aseguro que las medias tintas empiezan a cansarme. Para atrevidas os recomiendo la saga de “Meredith Gentry” de Laurell K. Hamilton una yanki sin complejos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Mariano !gracias por pasarte por aquí!Totalmente de acuerdo contigo. Yo soy novata en este tipo de literatura, no me avergüenza decir que comencé con la saga crepúsculo y he tratado de seguir leyendo este tipo de literatura pero cierto es que últimamente las medias tintas y las historias leeentas en las que no pasa nada empiezan a hacerme replantearme si no debiera volver a la literatura para adultos. Aunque parezca mentira, llevo demasiados años entre Somoza (sí, nada que ver), Zafón y marian keyes. Pero leeré a hamilton, si tú la recomiendas debe estar muuy bien ^_~

    ResponderEliminar